Se acerca el momento de la presentación de la declaración de la renta 2016 y nos surge la duda ¿Qué pasa si he cobrado la devolución de los intereses de la cláusula suelo o los voy a cobrar ahora en 2017? ¿Cómo debo actuar o qué estoy obligado a hacer?

Atención, porque ha sido aprobada una norma que establece y regula la devolución de los intereses de los préstamos hipotecarios con clausulas suelo que afecta directamente a su tributación.

I. ¿Se considera un ingreso o ganancia patrimonial?

Por un lado está que el banco devuelve el importe cobrado en exceso, que en ningún caso podrá considerarse como un ingreso o ganancia patrimonial puesto que no lo es, y por otro lado paga adicionalmente unos intereses de demora. Por supuesto que aquí si cabe la disyuntiva de si deberían considerarse rendimientos del capital mobiliario de cara a la declaración en el IRPF. Pues bien, hasta ahora Hacienda consideraba que esos intereses de demora sí debían tributar pero a partir una nueva norma de «devolución de intereses de las cláusulas suelo» la Administración Tributaria pasa a postularse en palabras textuales de esta forma:

«Por tanto, no procede incluir en la declaración del IRPF ni las cantidades percibidas como consecuencia de la devolución de los intereses pagados ni los intereses indemnizatorios reconocidos,  por aplicación de cláusulas suelo de interés»

 

II. ¿Qué pasaría con las deducciones practicadas en concepto inversión en vivienda habitual?

En cuanto a la deducción, si destinó el préstamo a adquirir su vivienda habitual y disfrutó de la deducción aplicable, en este caso, es posible que se debiera devolver una parte por lo deducido no prescrito, es decir, los últimos cuatro ejercicios. Dicha regularización debería efectuarse en el IRPF del año en que acuerde con el banco la devolución de los intereses (o del año de la sentencia que obligue al banco a satisfacerlos)

¿Cómo evitarlo?  Si se acuerda con el banco que los intereses a devolver se destinen directamente a reducir el principal del préstamos, en lugar de devolverlos en efectivo, no deberán regularizarse las deducciones de años anteriores

III. ¿Y si los intereses se dedujeron como gasto de una actividad o un alquiler?

Si el contribuyente destinó el inmueble al alquiler o a una actividad económica y se dedujo los intereses como gasto, al recuperarlos, sí que se deberá declarar el ingreso correspondiente.  A estos efectos, deberá presentar complementarias de los ejercicios no prescritos y declarar un menor gasto (Hacienda no girará ni recargos ni intereses de demora).Deberá presentar las complementarias entre la fecha del acuerdo de devolución de los intereses (o de la sentencia) y el fin del siguiente plazo de presentación del IRPF.

 

Ángel Luís Álvarez Díaz.

 

A partir de 2017 las facturas emitidas a empresas deberán ser remitidas antes del día 16 del mes siguiente al de realización de la operación.

En 2016, si por razones administrativas, para clientes que son empresas, su compañía no emite las facturas cada día, sino que lo hace quincenal o mensualmente,  se aplicaban distintas fechas:
El plazo máximo para expedir las factura de un mismo mes era el día 16 del mes siguiente y una vez expedidas se le debían remitir al los clientes en el plazo de un mes desde que eran expedidas.

Ahora, a partir del 2017 las facturas deberán ser remitidas antes del día 16 del mes siguiente, es decir, el plazo máximo para expedir y remitir las facturas será el mismo (las empresas ya no dispondrán del plazo de un mes para su remisión desde la fecha de emisión).

En realidad, todo esto se traduce en una pequeña ventaja para las pymes, que generalmente son las grandes perjudicadas con el alargamiento de los plazos, ya que ahora van a tener la posibilidad de deducirse antes el IVA de las facturas al acortarse el plazo de recepción de las mismas.

 

 

El nuevo Reglamento General de Protección de Datos Personales ha entrado en vigor el 25 de mayo de 2016, un Reglamento que ha sido aprobado tras varios años de negociaciones entre el Consejo de la Unión Europea y el Parlamento Europeo, de una propuesta inicial realizada por la Comisión Europea el 27 de enero de 2012. Esto refleja lo delicado que es este asunto y la suma importancia que le da la Unión Europea a los datos de las personas.

Se trata de una normativa fundamental que cambiará la forma de actuar en todos los Estados Miembros de la Unión Europea y que implica una concienciación global sobre la privacidad de las personas y de las empresas.

A espera de salir la Memoria de la Agencia Española de Protección de datos para el pasado año 2016, se ha ido viendo en años anteriores un incremento en el número de denuncias y reclamaciones resueltas:

En 2015 se han resuelto 10.871, con una subida de +15,60%  frente al año anterior. Una buena parte han sido reclamaciones de los ciudadanos para ejercer sus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición (ARCO).

Tan sólo por envíos de correos electrónicos sin cumplir la normativa, el volumen declarado de sanciones ha aumentado un 39%.

Por otra parte, se atendieron casi 220.000 consultas planteadas por los ciudadanos a través de diferentes canales (+10,6 respecto al año anterior), de las que hay que destacar el aumento de las preguntas realizadas a través de la Sede electrónica de la Agencia, con un incremento del 23,6% respecto al año anterior.

La inscripción de ficheros en el Registro, finalizó con más de 4.100.000 de ficheros inscritos, cifra que supone un incremento de casi un 10% respecto al cierre del año anterior y es indicativo de que una gran parte de las empresas ya cumplen al menos con dicho requisito.

Ángel Luis Alvarez Díaz

Hoy ha sido avanzado por el INE el Índice de Precios al Consumo, que al igual que sucedió durante el mes de enero, en el mes de febrero se mantiene en el 3%.

Según estos datos seguimos en máximos de los últimos cuatro años pero la estabilidad con respecto a enero se debe  a la moderación del precio de la luz principalmente.

 

Para todo aquel cuyo vencimiento anual para la revisión de la renta de arrendamientos coincida con el mes de febrero, tenga en cuenta que el 3% es el valor con el cual se debe actualizar.

 

 

Es momento de hacer un recordatorio para todo aquél que tenga inmuebles, acciones y fondos de inversión o cuentas corrientes situados en el extranjero con saldos superiores a 50.000 euros en conjunto por cada grupo o variaciones en el año por grupo e importes superiores a 20.000 euros, de que están obligados a la presentación la declaración informativa del modelo 720 ante la Agencia Estatal de la Administración tributaria.

El plazo de presentación termina el día 31 de marzo de 2017.

Pueden revisarse las normativas de tramitación en los siguientes enlaces:

Resolución de 4 de marzo de 2014, de la Dirección General de la Agencia Estatal de Administración Tributaria, sobre asistencia a los obligados tributarios y ciudadanos en su identificación telemática ante las entidades colaboradoras con ocasión del pago de deudas por el procedimiento de cargo en cuenta, mediante el sistema de firma no avanzada con clave de acceso en un registro previo

Y la normativa básica se recoge en la Orden HAP/72/2013, de 30 de enero, por la que se aprueba el modelo 720, declaración informativa sobre bienes y derechos situados en el extranjero, a que se refiere la disposición adicional decimoctava de la Ley 58/2003, de 17 de diciembre, General Tributaria y se determinan el lugar, forma, plazo y el procedimiento para su presentación

Importante, las sanciones por la no presentación son elevadas, del 150% en algunos casos, y los derechos y bienes no declarados son consideradas por la AEAT como ganancias patrimoniales yendo directamente a la declaración de la renta del último año no prescrito, en caso de no poder justificar el contribuyente el origen de los fondos. Sólo el hecho de no presentación y el posterior requerimiento de la Administración lleva aparejadas sanciones de 5.000 euros por dato omitido, lo que hace muy importante comprobar si estamos obligados a la mencionada presentación.